Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider
HomeCulturaLa Charrería recibe inscripción ante la UNESCO como patrimonio inmaterial de la humanidad

La Charrería recibe inscripción ante la UNESCO como patrimonio inmaterial de la humanidad

La inscripción fue aprobada durante la Undécima Sesión del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, realizada en 2016 en Addis Abeba, Etiopía, sobre la base de un expediente preparado por el INAH y La Asociación Nacional de Charros.

Cabe destacar la inscripción se hizo posible gracias a la gestión de Secretaría de Relaciones Exteriores y la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia, también participó la Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas, por supuesto las organizaciones representantes de la Charrería. Esta declaración convierte a la Charrería en la octava manifestación cultural viva de México que recibe esta honrosa distinción.

Uno de los documentos más importantes que integran el expediente oficial presentado ante la UNESCO, es el Plan de Salvaguardia elaborado por los representantes de la Asociación Nacional de Charros y las asociaciones de Charros de Jalisco, Huichapan, Polotitlán, de la Cuenca del Papaloapan, San Juan del Río, Morelia y de la Tuna Alta, junto con representantes de la comunidad artesanal y el apoyo de los gobiernos de Jalisco, Estado de México y Ciudad de México.

El Plan de Salvaguardia contiene medidas como la creación de un Conservatorio de la Charrería conformado por el INAH, UNAM, Secretarías de Cultura y Educación Pública, Instituto Nacional de Bellas Artes y Federación Mexicana de Charrería entre otros.

Actualmente en México se realizan más de 2mil eventos anuales, donde participan más de mil asociaciones de Charros, es importante señalar que la práctica de las suertes charras se han difundido en Estados Unidos donde se encuentran 184 comunidades distribuidas en Arizona, California, Colorado, Idaho, Illinois, Kansas, Nebraska, Nevada, Nuevo México, Oklahoma, Oregon, Texas y Washington.

La inscripción de la Charrería permitirá una mayor difusión de este arte, además de la vinculación que promueve el Patrimonio Cultural Inmaterial y se garantizará su transmisión las siguientes generaciones.

México cuenta ya con ocho inscripciones en la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial, por lo que el Gobierno de la República refrenda su responsabilidad con la salvaguardia, preservación y revaloración de las tradiciones mexicanas que integran su identidad cultural.

Acerca de la Charrería, dijo el dirigente de la Asociación Nacional de Charros “En actualidad desconocen lo que somos, la figura del charro tan está dejando de ser útil en el supuesto sujeto social y manejo de una imagen con referente real, que encarna características, valores y comportamientos deseados; esta figura puede y debe servir

también para fines de modernización, al ser parte de la cultura de México. Es necesario revalorar la imagen del charro mexicano, y sólo podrá hacerse mediante comprender que la cultura es móvil e histórica y si la actuación plantea nuevas exigencias, es posible hacerles frente mediante la valoración de las políticas actuales de las agrupaciones charras. Es indispensable entender, que la declaratoria como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad no es un fin, es un medio para que nosotros charros del país reflexionemos y dialoguemos como también lo hagamos con las grandes instituciones académicas, gubernamentales, la sociedad civil, de qué manera nos debemos de conectar con la sociedad mexicana, este dialogo debe hacerse bajo los principios de la UNESCO: igualdad, equidad y solidaridad, son muchas las tareas por realizar y el esfuerzo, la responsabilidad de proteger a la charrería es de cada uno de los charros y charras de México todos debemos de participar y comprometernos”.

“Ahora la inscripción como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad la Charrería, Arte Ecuestre y Vaquero Tradicional de México. La imagen de un charro o de una Adelita montados a caballo, portando un ancho sombrero con zarape al hombro, lazo y pistola al cinto, vive en la memoria colectiva de la sociedad mexicana desde hace mucho tiempo,

hoy es una poderosa representación de identidad nacional, dentro y fuera de México, se puede decir que la charraría es algo innato en la mexicanidad histórica y contemporánea, fue de la as razones que llevaron a la UNESCO, al declarar patrimonio inmaterial de la humidad en el año 2016. Sin embargo, entre las razones que también formaron la declaratoria, se encontró que trascendiendo un lugar común siempre ha estado ahí y era necesario desentrañar el entramado simbólico de la tradición charra, para que los mexicanos y todos los habitantes del mundo, entendiéramos mejor que detrás del sombrero, el caballo y la suerte con el lazo hay una larga historia que contar, una narrativa cuyos componentes forman una compleja y excepcional ecuación cultural” afirmó Silvia Cano representante de la Unesco.

“La charrería encuentra su origen en el trabajo duro del campo y la integridad de un pueblo acentuando la diversidad cultural, el mestizaje y la dominación cultural. Cabe destacar que los conquistadores y los grandes señores eran los únicos que podían andar a caballo, lo definía en su superioridad y ventajas sobre todos los demás, sin embargo, los utensilios ecuestres fueron utilizados poco a poco por los encargados de las tierras para fueran sembradas, criar al ganado, proteger a los pueblos o transportar mercancías y personas en carretas, la productividad, la movilidad, para que la economía funcionara sólo eran posibles si el pueblo se convertía en jinete condición que por necesidad debió cumplirse” afirmó Cano

Montar a caballo fue un ejercicio de liberación, una conquista cultural de los campesinos, lo que marcó una evolución social, junto con la música, la fiesta y todas las prácticas de carácter comunitario, los primeros cambios sustanciales de esta condición datan del siglo XVI, para los siglos XVII Y XVIII, se consolidarían las grandes haciendas agropecuarias, de ahí surgió el arte mexicano que permitió el manejo del ganado mediante la monta del caballo, que pronto se convirtió en parte de la vida en todo México.

La charrería hizo necesaria la invención herramientas únicas, desarrolladas por la misma gente del campo: sillas de montar, sombreros, la reata y una vestimenta única rigurosamente adornada con motivos religiosos, señales barrocas reflejando sincretismo, que muestra la identidad de un pueblo. De ahí se derivarían las suertes charras, las escaramuzas, el manejo dela cuerda, que enseñan hoy en los lienzos charros.

Actualmente, podemos ver a las mujeres con su indumentaria charra, y recordamos a las inolvidables “Adelitas”.

 

Después de la Revolución Mexicana, se acabaron las haciendas y el campo se tecnificaría y la producción ganadera se modificaría en buena parte de sus formas tradicionales, es entonces que la charrería se convierte en arte, en deporte, en fiesta de la memoria viva, en actualidad es una tradición que se reinventa para adecuarse a la modernidad.

Dimension Turistica ® - México - Conectando al Mundo.

 

 

 

 

 

Sr. Xavier Orizaga

 

Ayer, 28 de mayo de 2018, partió en su viaje final, un gran personaje de la industria turística, del periodismo, Xavier Orizaga, con “X”, XO.

Fue su madre, quien puso la semilla que años después despertara en él su interés por el periodismo de sociales, era ella quien cuando tan sólo era un niño, le leía las historias de la revista Hola! y le hablaba de las familias de abolengo, la realeza y las espectaculares fiestas que ellos hacían. Fue así como un día se convirtió en periodista de sociales y durante más de una década

Y quizá por ello fueron las grandes fiestas, el champagne, la buena mesa, las mujeres y los viajes sus grandes pasiones. Aunque también quien lo conoció de cerca, supo que detrás de su aparente mal carácter, su agrio sentido del humos y su modo quejumbroso, había un hombre que a su estilo buscaba ayudar siempre a quien podía.

Cuando en 1988 lanzó la primer edición de Dimensión Turística, él sabía que sería un éxito, pero nunca imaginó cuánta gente escribiría e iniciaría una carrera desde sus filas.

Su columna XO, sin duda siempre fue de las más las leídas, las estrellas de la industria tenían que estar ahí, siempre tenía la última noticia, el comentario mordaz, la historia que contar.

Y cómo olvidar el lanzamiento de Le Must XO, que lo llevaría a cumplir el sueño que alguna vez pudo tener al escuchar las historias de su madre… conocer grandes personalidades, artistas, embajadores, presidentes e incuso hasta la realeza, ya que por más de 5 años fue el único periodista mexicano invitado al “Baile de la Rosa” y al “Baile de la Cruz Roja” en el Principado de Mónaco.

Hay tantas historias que contar de él y seguramente, quienes estén leyendo estas líneas tendrán más de una que vendrá a su mente. Hoy hay que recordarlo como el maestro, el “Bon vivant”, el amigo, el periodista, el padre, el abuelo, que sin duda hoy parte dejando un legado y una gran ausencia. ¡Buen Viaje Xavier Orizaga, Mr. XO!